3 años sin Shoya Tomizawa: La eterna sonrisa del Paddock

Aunque para algunos será triste recordarlo, yo no puedo dejar de pensar en que hoy 5 de septiembre del 2013 se cumplen tres años desde que Shoya nos dejó después de un desgraciado accidente en el Gran Premio de San Marino celebrado en el circuito de Misano. Se nos fue un piloto que además de apuntar muy alto, se caracterizaba por su simpatía y, sobretodo por nunca dejar de sonreír, pasara lo que pasara. Un ejemplo de buenos valores y de poner por delante a la persona antes que a la figura del piloto.

showa2

Primer ganador de Moto2

Shoya Tomizawa debutó como wild-card en el Mundial de motociclismo en el año 2006, en la carrera de su país. Participó durante varios años como piloto invitado en el Gran Premio de Japón, hasta que en 2009 fichó por Honda para correr la temporada completa en 250cc. Ese año sumó 32 puntos acabando en 17º posición final y teniendo como mejores resultados una décima posición en el Gran Premio de Japón y en el de Valencia.

La temporada 2010 fue su apogeo. Fichó por Suter para correr el Mundial de Moto2, una categoría que se estrenaba ese año, teniendo un debut inmejorable. En  la carrera inaugural en Qatar consiguió la primera y única victoria de su carrera deportiva que le convirtió en el primer ganador y líder de la general de Moto2. Al Gran Premio siguiente, en Jerez, se apuntó su primera pole mundialista (su segunda, y última pole la consiguió en Brno 2010) y terminó la carrera en segunda posición por detrás de Toni Elías, el futuro primer campeón de la categoría, sumando así su segundo podio consecutivo. Tras esas dos carreras se hablaron maravillas del piloto nipón.

showa3

La mala suerte se ceba con Tomizawa

Con sólo 19 años, Shoya Tomizawa no pudo sobrevivir al brutal accidente que se produjo durante la carrera de Moto2 del Gran Premio de San Marino celebrando el 5 de septiembre del 2010. El piloto nipón perdió el control de su Suter, en la vuelta 12, cuando rodaba en cuarta posición. Durante su patinaje por el asfalto tuvo la mala fortuna de encontrarse con Alex de Angelis y Scott Redding, que venían por detrás y que no pudieron evitar arrollarlo. El piloto japonés sufrió múltiples traumatismos en el cráneo, tórax y zona abdominal y fue traslado a una UVI móvil donde a las 14:20 se confirmó su fallecimiento.

El circuito de Misano volvió a ser el escenario de una nueva tragedia. Durante la disputa del Gran Premio de Italia de 1993, una salida de pista provocó que el tres veces campeón del mundo de 500cc, Wayne Rainey, se quedará tetrapléjico de cintura para abajo y se viera condenado a ir en silla de ruedas. A raíz de ese accidente, su compatriota Kevin Schwantz se llego a plantear su continuidad en el motociclismo.

El motociclismo es un deporte de riesgo

Este accidente trastocó y mucho al mundo de los deportes de motor. Demostró a todos que muchas de las competiciones de motor, como MotoGP y la Fórmula 1, más allá del glamour que proporcionan al público, son pruebas de riesgo donde la gente que compite se juega su vida y su pellejo. Un concepto que parecía estar olvidado después de estar más de 7 años sin que ningún piloto falleciera en los circuitos. El último piloto que murió también fue japonés: Daijiro Kato que perdió la vida en su casa, en el circuito de Suzuka, el año 2003.

Tomizawa nunca se olvidó de Kato

kato_tomizowaCuando Daijiro Kato se estrelló a más de 200 km/h contra el muro de protecciones del circuito de Suzuka en 2003, Tomizawa tenía sólo 12 años. A partir de su entrada en el Mundial, Shoya quiso homenajear a su compatriota Daijiro, campeón de 250cc en 2001, y uno de los más grandes iconos del motociclismo japonés. Durante su breve carrera deportiva, Tomizawa corría con el dorsal 48 en el carenado de su moto. Pero, en la parte superior de su mono llevaba un número 74. Aunque para muchos, esa mancha de color amarillo era una simple estrategia comercial, lo cierto es que no era así. Tomizawa lo llevaba en recuerdo del gran ídolo de su infancia: Daijiro Kato, que corría con el dorsal 74. Aunque Tomizawa, a buen recaudo, seguro que nunca llego a imaginar que la siguiente víctima mortal en el motociclismo sería él mismo, más de 7 años después.

Estos accidentes te hacen madurar como persona y te enseñan a valorar las cosas y sobre todo, las personas que tienes alrededor. Por desgracia, es increíble lo rápido que pueden llegar a dejar de estar a nuestro lado.

¡NUNCA TE OLVIDAREMOS SHOYA!

(Llevad mucho cuidado ahí fuera, por favor)

FUENTE | http://www.planetadeporte.net
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: